« CENTRO COMERCIAL EL TESORO | Inicio | Invidentes bailando tango en Cali »

EN BARRANQUILLA DOS ESCUELAS DONDE LA DISCAPACIDAD NO EXISTE

Noticia enviada por nuestra amiga Laura Clavijo Fuentes extraída del Diario El Heraldo 19 de Abril de 2007

heraldo.jpg

Estudiantes ciegos y sordos estudian con videntes y oyentes en algunas aulas de la ciudad.

Por TATIANA VELÁSQUEZ A.

Karla Vanessa Álvarez tiene seis años. En febrero pasado comenzó a asistir a la Institución Educativa Distrital ‘Simón Bolívar’, en el barrio Cevillar. Desde que nació es invidente. Sin embargo, la ceguera no ha sido obstáculo para que pueda recibir sus clases al lado de quienes sí pueden ver.
La infante no completa su primer trimestre en la escuela y ya es capaz de desplazarse por ella sin la ayuda de nadie. Su cabello negro lacio, que le cae hasta la mitad de la espalda, siempre lo tiene peinado hacia atrás para no sentir calor. Gracias a la ayuda de sus profesoras ha logrado adaptarse rápidamente a la vida escolar. “Estoy feliz”, dice con sus cachetes levantados, producto de una sonrisa.
Con Karla Vanessa hay 13 niños más que tienen limitaciones visuales, repartidos en salones de preescolar, primaria y secundaria. También hay 12 con déficit cognitivo.
Eliceth Morán, docente de apoyo para los estudiantes invidentes y de baja visión, asegura que integrarlos en las escuelas regulares no tiene por qué significar un problema. La Secretaría de Educación la designó para que les hiciera más fácil a los niños discapacitados su proceso de aprendizaje. “Lo ideal sería que todas las escuelas fueran inclusivas, pero para eso se requiere de docentes que sepan cómo tratar a todo tipo de estudiantes”, explica Morán.
Desde hace seis años, esta institución distrital, además de ofrecer educación para población sin ninguna discapacidad, cuenta con un proyecto educativo adaptado a las necesidades de quienes no pueden ver. Los inicios no fueron color rosa. Los profesores sentían cierto temor y no tenían muy claro cómo debían explicarles a videntes e invidentes una misma lección. “Nadie dice que sea fácil, pero tampoco es traumático. Sólo hay que hacer pequeñas modificaciones curriculares”, dice la docente de apoyo.
Para poder leer y escribir, los estudiantes invidentes se valen del sistema de escritura braille, que consiste en signos dibujados en relieve para poder leer con los dedos. En la ‘Simón Bolívar’, ellos cuentan con una impresora braille, que les entrega hojas con oraciones en alto relieve, luego que un vidente las haya escrito en un computador.
La institución les ofrece transportadores, compás, reglas, ábacos y una calculadora parlante para que aprendan matemáticas y geometría. Así como un variado surtido de textos literarios en braille para que cultiven su hábito de lectura.
El trabajo de Eliceth Morán ha sido clave en la ‘Simón Bolívar’. Le ha enseñado sistema braille a los docentes, transcribe de lengua castellana a alto relieve cuantas veces sea necesario, y además les refuerza a los invidentes aquellas áreas en las que presentan debilidades.
La población con limitación visual logra desarrollar sus actividades académicas igual que la vidente. “Es como todo, hay niños que aprenden más rápido que otros”, continúa Morán.
Para la docente de básica primaria Osiris Meléndez, dictarle clases a un niño invidente no es difícil. “Sólo se necesita de mucha disposición para explicarles detenidamente”.
Nathanael Gómez, padre de Adasay Gómez, se siente tranquilo de la educación que su hija recibe en la ‘Simón Bolívar’. Aunque se le dificulta transportarla a diario desde el barrio Soledad 2000, en el municipio de Soledad, hasta el colegio en Cevillar, siente que vale la pena el esfuerzo que está haciendo. “La niña está conociendo cosas que ni mi esposa ni yo podemos enseñarle”.

LAS PALABRAS SE CONVIERTEN EN GESTOS

En la Institución Educativa Distrital 067 (antigua Sadí Arteta), la población con problemas auditivos crece cada vez más. La rectora Morín Patiño dice que el reto es grande al ser la única escuela pública de la ciudad que ofrece educación especializada para estas personas. “Somos una escuela inclusiva. Nuestro proyecto pedagógico busca estar al servicio de todo tipo de estudiantes”.
Esta institución acoge a niños sordos, aquellos que no hablan ni oyen, y a hipoacústicos, aquellos que tienen un nivel sonoro muy bajo y pueden hablar.
En cada salón donde están integrados estudiantes sordos con oyentes, el docente está acompañado de un intérprete, es decir una persona que sabe expresarse a través de la lengua de señas y les facilita la comunicación a unos y a otros.
La institución cuenta con la asesoría constante del Instituto Nacional de Sordos, Insor.
Ximena Jiménez cursa octavo y es la Personera del colegio, por ser ese el máximo grado de la institución. Es sorda y su primera lengua es la de señas. El castellano no lo escribe ni lo lee muy bien.
Desde que está integrada en la escuela se ha sentido mejor porque en su casa no todos manejan su mismo lenguaje y se le hace difícil comunicarse. Ayudar a su colegio para que jóvenes con discapacidades como ella cuenten con un buen lugar donde educarse es su meta. “Quiero arreglar la entrada del colegio”, pronuncia el intérprete, luego de entender los gestos que Ximena realiza para hacerse entender.



TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.ladiscapacidad.com/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/126

Publicar un comentario

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Acerca de

Esta página contiene una sola entrada del blog publicada en Abril 20, 2007 8:39 PM.

La entrada anterior en este blog fue CENTRO COMERCIAL EL TESORO.

La siguiente entrada en este blog es Invidentes bailando tango en Cali.

Puede encontrar más en la página principal o mirando a través de los archivos.