INCLUSIÓN SOCIAL

“LA POBLACIÓN CON DISCAPACIDAD, INTERACCIÓN, CULTURA Y ESTRUCTURA SOCIAL

En el presente escrito, pretendemos llevar al lector por los distintos elementos que unidos forman parte activa gracias a su impacto o incidencia para que las personas en situación de discapacidad, puedan autogenerar sus propios conceptos e iniciativas que le impulsen a recorrer el camino de la inclusión ya sea esta educativa, social, laboral o en cualquier espacio social conocido para el hombre, para ello entonces, hemos de partir de los conceptos de cultura y sociedad como estructura y su interacción con los elementos que hacen del hombre un ser socialmente aceptado y participativo de todo aquello que ocurre en su contexto.

Ahora bien, hemos de entender cultura como el resultado del devenir histórico de la humanidad que da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.

¿Pero y que es entonces una estructura social propiamente dicha? Hemos de entender este concepto basándonos en que es definido como equivalente a sistema social o a organización social, una población con una organización y una tecnología, que vive y se desarrolla en un medio ambiente. Se puede definir ahora el sistema, como está establecida de hecho esa sociedad, llenándola de contenidos, que interactúan por las redes de la estructura, usando cualquier tabla: cultura como lenguaje, arte, religión, etc., valores como gobierno, propiedad, estratificación, familia, grupos, etc., completando así su identificación e identidad y mejorando su entendimiento.

Queda implícito en estos dos conceptos entonces que la cultura y la estructura social están directamente relacionados, que interactúan y que nos brindan todos los elementos para que los seres humanos podamos subsistir, que podamos, nacer, crecer, reproducirnos y morir, tal como está estipulado en el ciclo vital del hombre, sin embargo este ciclo no es posible desarrollarse si no se cuenta con cada uno de los miembros de la sociedad que aporta su grano de arena día a día para que unos y otros podamos estar dentro de un grupo comunitario, de una sociedad y formar parte de la estructura.

Pero bien, adentrándonos en el tema que nos llevó a hacer este texto en relación con las personas en situación de discapacidad, es menester anotar que como miembros de una estructura social, con elementos propios de alguna cultura por desarrollada que esta sea o no, cada uno de los miembros de la sociedad deberá asumir el papel que le ha correspondido en esa gran estructura y que de ello dependerá que el ciclo vital y la posibilidad real de subsistir tenga un feliz término.

Reflexionemos un poco entonces sobre las personas con discapacidad como parte de una estructura social que interactúan culturalmente con muchas mas personas pero para las que llegar a sentirse parte activa y tenida en cuenta, resulta mucho mas complejo de lo que parece en la introducción del presente escrito; para las personas con algún tipo de discapacidad, históricamente sus voces no han sido escuchadas, sus ojos no han podido ver lo que tienen en frente, sus mentes no podrán entender lo que el sistema no les permite hacer o no y sus cuerpos no les dejarán alcanzar las metas que estructural y físicamente no están pensadas para que ellos puedan usarlas y apropiarlas, sin embargo es justo decir que si bien las personas con discapacidad han tenido que padecer durante muchos años a través de la historia el ser discriminadas, marginadas y relegadas a un segundo y hasta tercer escalón social por su condición física, cognitiva o sensorial y que la población que les rodea ha tenido mucho que ver en esto generando ideas transmitidas de una cultura a otra como la que decía que cuando un Niño con discapacidad llegaba al seno del hogar era porque alguno de los miembros del mismo había cometido algún pecado y se llegaba a pensar entonces en la idea de sacrificar al hijo malforme como pago justo por los pecados cometidos.

Por fortuna con el pasar del tiempo y la aparición de diversas organizaciones de orden mundial preocupadas por los derechos humanos y la defensa de la población vulnerable como la Organización de las Naciones Unidas ONU y algunas Organizaciones No Gubernamentales que iniciaron la tarea de preservar la vida del hombre sin importar raza, credo, filiación política, condición económica o física, la concepción que se tiene de la persona con discapacidad ha venido cambiando y se gestan movimientos sociales que en torno a la realidad de saber que tener discapacidad es algo mas frecuente de lo imaginado dadas las guerras, condiciones de extrema pobreza, las condiciones de salud y sanitarias que se viven en algunas regiones del planeta y que cada vez mas, es necesario que este grupo de la estructura social pudiera formar parte activa de los elementos culturales a que todo el mundo habría podido acceder luchando por brindar garantías para que ello fuera posible. Podríamos comparar este movimiento con el de la liberación femenina de mediados de 1900 cuando la mujer empieza a luchar a brazo partido para que sea tenida en cuenta inicialmente como parte de la democracia, luego para estudiar, trabajar y lograr ocupar puestos y espacios que habían sido propiedad exclusiva de los hombres, así mismo, los discapacitados, representados por líderes con y sin discapacidad, inician el camino para tomarse los distintos espacios de la cultura de sus pueblos, de los contextos en los que la comunidad se ha movido, pero en la dinámica de los gobiernos, entidades, y distintos ámbitos sociales, en la que se requiere una participación constante de todos y todas en la búsqueda de políticas que lleven a que las oportunidades generadas sean reales y permanentes, se considera necesario que los discapacitados se apropien cada vez mas de sus procesos, que sean ellos quienes jalonen los grandes cambios para que la percepción que se tiene de las personas en situación de discapacidad se torne distinta y así se pueda acceder a la rehabilitación, el estudio, el trabajo, constituir una familia y tener una vida independiente apelando eso si a la capacidad de gestión a cuidar y luchar por sus intereses y los de aquellos que como el, pueden requerir alguna necesidad especial dada su condición física, cognitiva o sensorial.

Exhortamos entonces a todos y todas aquellas personas con discapacidad a que se apropien de su realidad, que asuman un papel activo que les permita ser lo que deseen ser, buscando, generando ideas mas que criticando y teniendo puntos de vista constructivos mas que destructivos, uniéndose a otros individuos con y sin discapacidad para gestionar recursos no solo económicos si no también intelectuales mas que luchando autónomamente por sus intereses personales, preservando sus derechos como los de los demás, mas que pretendiendo hacer valer los suyos y vulnerando los de los demás.
Hernán Andrés Villegas Ángel