LAURA MARTINA BALLÉN

Nací una mañana de un viernes 13 de julio del año 1979, adelante en mí llegada al mundo, o como dicen los médicos fui prematura…. Desde ese momento tuve que empezar un camino difícil, con muchas sorpresas algunas positivas y otras no tanto, a continuación les voy a narrar los hechos más importantes de mi vida, deseo hablarles con la voz del alma para que la historia se construya día a día...
Con mucho orgullo tengo que decir que soy trilliza en la foto que ven a su izquierda estoy con mi hermano Rodrigo, mi escudero principal, mi guía y mi soporte en esta ardua lucha de la vida ya que a raíz de mi prematures y el parto múltiple sufrí en el momento del nacimiento falta de oxigeno al cerebro lo que ocasionó en mi una parálisis cerebral sin compromiso cognitivo, pero que como secuela tengo una hemiparesia del lado izquierdo de mi cuerpo que compromete ojo, brazo y pierna izquierda, adicionalmente tuve luxación congénita bilateral de caderas.
Con todo lo anterior los diagnósticos médicos eran desalentadores sin embargo mi familia especialmente mi mami se coloco en la tarea de sacarme adelante por eso trabajaba a día, tarde y noche enseñándome cosas sin perder en ningún momento la fe, tengo la fortuna de contar con el cariño irrestricto de ella y de mi hermana que son el espejo que me permite soñar con cosas mejores para mi vida.
Por eso en mi adolescencia me aventure y rete a los médicos que solo decían que podía estar en una silla de ruedas me fui con toda mi familia a Cuba preparada para soportar cuanto dolor fuera necesario para caminar que era mi más profundo anhelo, no les niego fue difícil y llore como nunca, pero a mis 17 años logre caminar con apoyo de unas muletas que fue la puerta de entrada para la independencia y muchos cambios positivos en mi vida, esa época es de las mas felices de mi existencia, regrese a mi Colombia del alma dispuesta a retomar mis estudios y mis cosas con la plena convicción que no me iba a dejar vencer por los obstáculos, valide mi bachillerato, asumí la fisioterapia como una rutina positiva y necesaria para mi rehabilitación gracias al doctor Alfredo Gómez, pude estudiar una carrera universitaria, (Psicología) pero tal vez, lo mas importante es que entendí que tener una discapacidad física no es un impedimento sino una posibilidad de crecimiento personal, por eso ahora miro el cielo con tranquilidad, sin ataduras y cuando la gente me mira en la calle la saludo y le sonrió. En este momento me siento realizada como persona discapacitada ya que tengo una familia que me apoya, amigos con los cuales me divierto y un novio que es la luz de mis ojos. En este momento estoy luchando por una inclusión laboral, justa y digna.

Con Cariño para todos mis lectores
PS. Laura Martina Ballén B
trilliza@hotmail.com
llemila@yahoo.com