¿CÓMO SE VIVE CON OBESIDAD?

Psicóloga: María del Pilar Pinzón Rueda

Cuando hago las invitaciones a las personas que aparecen contando sus experiencias de vida, me pregunto porque muchos rehúsan de contar su propia historia y ahora que me siento a escribir sobre mi historia entiendo porque, es muy difícil mostrar nuestras más profundas debilidades, pero me voy a arriesgar. Durante mi infancia en mi escuela siempre era la niña mas grande, mas alta y la de menor edad, no era especialmente obesa pero sentía en mi el peso de la critica permanente donde me vivían diciendo “no se deje engordar mire que las gordas se ven muy feas”, en mi casa existía una cultura permanente de critica constante que permanece hasta el momento, donde tendíamos a mirar todos los defectos del otro para resaltarlos constantemente, así que mi autoestima no se desarrollaba adecuadamente al contrario cada vez que crecía, ella disminuía, esto fue empeorando cada vez mas, siempre en el colegio era la mas alta entre hombres y mujeres y mi refugio ante las criticas de otros comenzó a ser la comida, cosa que obviamente empeoro mi situación, tengo la sensación que de niña era gorda en potencia y las criticas de los demás crearon una profecía autocumplida, recuerdo muy vividamente una vez que la profesora de Biología estaba hablando acerca del tejido adiposo y me pidió pasar al tablero, yo era una niña de 1.70 sentada en una banca para niñas de 1.60 así que me costaba pararme de mi asiento, por lo que demore en pasar al tablero a lo que mi querida profesora dijo, que pasa Pilar? es que su enorme tejido adiposo no la deja caminar?, eso obviamente seguido de las consabidas risas, esta es una pequeña muestra de lo que significa para una niña ser obesa, la palabra vaca, marrana siempre estaba en la boca de los niños crueles del salón y en ocasiones en las de mis hermanos y obviamente la clase de educación física era una tortura, siempre la ultima en llegar



Recuerdo que en la adolescencia mi mayor placer era la natación, deporte que disfrutaba sobremanera, un día en una paseo familiar me coloque mi vestido de baño y a la piscina, después de disfrutar de la tarde, una persona cercana a mi me dijo “yo de usted nunca usaría vestido de baño parece una ballena” frase lapidaria para mi frágil e inexistente autoconfianza, así que dos años sin pisar una piscina, por las cosas del destino tuve que ir a cuidar una piscina como trabajo y veía como la gente disfrutaba del placer que yo me había negado, cuando vi entrar a una señora que no tenía una pierna y que su otra pierna la tenía atravesada por una gran cicatriz allí me pregunté porque yo no tenía derecho a disfrutar de eso, porque el ser gorda me quitaba mi mayor gusto y de ahí en adelante decidí que no me iba a limitar mas de lo que la sociedad ya me limita, que al que no le guste lo siento, pero yo soy así y también tengo derechos. Toda mi vida ha sido una lucha constante contra la obesidad y también desde mi profesión busco promover una cultura de respeto a la diversidad, muchas personas me preguntan que si no soy discapacitada porque me interesa el tema, quizás no tengo una discapacidad como tal, pero si tengo una enfermedad que me discapacita, me ha traído problemas de salud que aun estoy tratando de superar, tengo espolón calcáneo, que es algo así como tener una puntilla en cada pie tallandome mientras camino, en este momento mi capacidad fìsica esta reducida a un 50% de mi potencialidad,aveces siento que decaigo y me desespero porque hay miles de cosas que quisiera hacer, pero sigo en la lucha, cada día trato de mejorar mis hábitos y hacerlos saludables, lucho con la tentación de las comidas rápidas y con las criticas de los demás, he pensado en el by pass pero aun no renuncio a la idea de lograrlo por mi misma, no cuento esta historia para producir lagrimas ni pesar, sino para que pensemos un poco si ser crueles juzgando a otros nos hace mejor personas, este es el objetivo de mi pagina que reivindiquemos el derecho a no ser iguales al otro y aun así merezcamos ser queridos y respetados. Así que invito a las gorditas que lean a mi pagina a participar a no aislarse, a buscar incansablemente un estado saludable tanto en lo físico como en lo mental. Si quieres escribirme mi mail es ladiscapacidad@gmail.com

María del Pilar Pinzón

ESPECIAL NAVIDEÑO ¿Cómo disfrutamos la navidad en cada lugar del mundo?, envianos un articulo con lo mas especial de la navidad en tu país o ciudad y fotos que lo acompañen