UN CICLÓN DE OJOS VERDES

Estar cerca de Janeth es como sentir la fuerza de un ciclón, ella es una mujer inquieta, e imperativa, alta y elegante y con unos ojos muy hermosos, que muestran un ser muy transparente y amable, nadie a su lado queda pasivo, ella habla con uno, con otro, empieza hablando de un tema lo cambia y no te diste cuenta a que horas, siempre está con una sonrisa en sus labios. Verla en el agua en las hidroterapias es otra cosa, se transforma como si el agua tranquilizara sus sentidos, como si ese fuera su sitio de paz, allí la cosa es diferente porque le proporciona a sus pacientes una tranquilidad única.

Conocer a Janeth es una alegría, un honor, pues es de esas personas que no son sólo profesionales sino que se entregan con pasión a su trabajo, lo que me confirma que los títulos no hacen a la persona, Janeth tiene una gram formación que va a la par de una excelente calidad de persona, me brindó dos hidroterapias que fueron una delicia, por un lado porque me encanta el agua, por otro porque ella coloca todo su saber allí para que uno sepa que mover, y como moverse para relajarse, conocí un poco mas de su fundación esperanza en el agua, realizamos una conferencia juntas, conocí a su familia y espero seguir siendo cada día más su amiga y que podamos hacer muchas cosas juntas, se que las dos estamos en búsquedas similares: dejar un poquito mejor el mundo que como lo encontramos.

Jeanete y su hijo Juanpis

Jeanete y su hijo Juanpis

Jeanete y Hernán

Jeanete y Hernán antes de la sesion de hidroterapia

Jeanete con Pilar y directivos de Ascopar

Jeanete con Pilar y directivos de Ascopar

Alexandra hija de Jeanete con Pilar