MALTRATO Y DISCAPACIDAD

MALTRATO Y DISCAPACIDAD



A través de la historia nos encontramos con múltiples maneras de discriminar a las personas con discapacidad, en las sociedades antiguas era normal el infanticidio cuando se presentaban anormalidades en los niños y niñas, posteriormente la iglesia católica prohibió el infanticidio, pero dio a la discapacidad un origen sobrenatural, realizándose en algunos casos exorcismos a los niños y personas con discapacidad, en los años 70 la época de la socialdemocracia nazi se esterilizaba a las personas con discapacidad, aún sin su consentimiento, con los avances en la medicina y la psicología poco a poco se han restituido los derechos de las personas con discapacidad a recibir un trato igualitario y a obtener oportunidades de tratamiento, de rehabilitación, de inclusión social, en el 2005 en la 58 asamblea de la Organización de las Naciones Unidas se elaboró un informe sobre discapacidad que plantea que en el mundo existen alrededor de 600 millones de personas con algún tipo de discapacidad y el 80% de estas personas viven en los llamados países en vías de desarrollo, donde las prestaciones de salud son más precarias y deficientes, esta información no sólo debería obligar a los gobiernos a realizar políticas tendientes a mejorar las situaciones de discapacidad de sus ciudadanos, sino que debe servir para que la gente del común reciba una sensibilización frente al tema que disminuya los índices de maltrato hacia las personas con discapacidad, pero
para hablar de maltrato primero debemos saber ¿que es el maltrato?

Maltrato según el Centro Internacional de Infancia de Paris es "cualquier acto por acción u omisión realizado por individuos, por instituciones o por la sociedad en su conjunto y todos los estados derivados de estos actos o de su ausencia que priven a los niños de su libertad o de sus derechos correspondientes y/o que dificulten su óptimo desarrollo".

Pero de que manera surge el maltrato hacia las personas con discapacidad, en especial hacia los niños? En muchas ocasiones las situaciones de maltrato se dan desde el momento en que la familia se entera de la discapacidad del niño, múltiples familias con personas con discapacidad, demandan que la actitud del médico pediatra o del personal de salud que les dio la noticia de la discapacidad de sus hijos, marcó su posterior aceptación de la discapacidad del mismo, en la mayoría de los casos de manera negativa, pues frases como “su hijo no sobrevivirá más de unos pocos años”, “su hijo es un vegetal” son muy comunes en las historias relatadas por las familias manifestando que fueron dichas por el personal de salud, esto para algunas madres y padres aguerridos significó un reto personal el de contradecir los fatales pronósticos de los médicos, pero para otros menos preparados para situaciones adversas de la vida, significó el aislar a su hijo, no brindarle oportunidades de tratamiento y en muchos casos recurrir al maltrato como una forma de manifestar la impotencia vivida ante la situación de enfermedad de su hijo.

Otra manera en que se da el maltrato hacia las personas con discapacidad es en las instituciones de cuidado de los mismos, en muchas ocasiones dichas instituciones no realizan un control riguroso de las condiciones mentales de sus empleados, quienes al verse y sentirse en situación de poder frente a su paciente, abusan de el o le maltratan, es por eso indispensable realizar una exhaustiva selección de personal para asegurar que la persona que esta a cargo del cuidado, enseñanza o atención de personas con discapacidad, no solo tenga los estudios y la preparación sino además las características humanas que le permitan atender con cariño y entrega las necesidades especiales de la población con la cual labora.

Es importante resaltar que el maltrato no solo se realiza por acción sino también por omisión, la indiferencia hacia la persona con discapacidad es una forma de maltrato muy frecuente, ignorar y desatender las necesidades del niño con discapacidad o al contrario la sobreprotección son maneras de maltrato, cuando a un niño con discapacidad el padre o cuidador le hace todo, el niño se siente agredido pues le están incapacitando más de lo que su enfermedad ya lo hace.

De igual manera la sociedad permanentemente vulnera los derechos de las personas con discapacidad, cuando se dejan llevar por los prejuicios y no aprenden y conocen más acerca del tema, cuando se le niegan oportunidades de empleo y estudio a una persona, cuando las entidades construyen edificios inaccesibles a quienes viven con una discapacidad.

Son múltiples las maneras en las que se le pueden vulnerar los derechos a los niños y personas con discapacidad, pero de igual manera hay múltiples formas de luchar contra el maltrato en las familias e instituciones, la primera forma es la información, cuando el personal medico se asesora adecuadamente que a pesar de la discapacidad una persona con buen proceso de rehabilitación y afecto familiar puede desarrollarse y tener una óptima calidad de vida, de igual manera puede dar esperanzas a las familias, que inician el proceso de rehabilitación, de igual manera si las familias se informan acerca de los aspectos de la discapacidad de su hijo, conocerán los mejores tratamientos a seguir y la mejo manera de colaborar con el mismo, también se deben generar políticas de sensibilización a la población en general del tema de la discapacidad y formación a nivel universitario que permita que los profesionales desde su rama sean sensibles y preactivos frente al tema.

La responsabilidad que queda es grande y es la de velar por que los derechos de las personas y los niños con discapacidad no se vulneren y que puedan desarrollarse en todos los aspectos de su vida.